¿Qué estudia un internacionalista?

Navega por la página, y encuentra la respuesta

Guerra y Propaganda. Medios masivos y el mito bélico en Estados Unidos

IMG_1201.JPG

Autora: Narvaez, C.
Fecha: 10, octubre, 2007

¿Por qué hoy ya la existencia de la guerra no nos aterra? ¿Por qué ya estamos habituados a escuchar todas las aberraciones de la guerra y ya ni siquiera le prestamos atención? Una de las respuestas más rápidas y simples puede ser la explicación de que con la saturación de la información en los medios de comunicación es tanto el bombardeo de imágenes que ya ni siquiera discernimos lo que es de verdadera importancia y lo que no, y es cierto este bombardeo de imágenes y de información con mensajes manipulados es la propaganda; uno de los medios para manipular masas, que resulta muy efectivo para la creación de mitos y la legitimación de guerras, éste será el principal enfoque del ensayo, dónde se explicará qué es la guerra, la propaganda, los tipos de propaganda, la evolución de la misma, sus características y herramientas, además de que se tratará de encontrar la explicación sociológica de la guerra, se analizará el término que indica el “enemigo”, y se verán diferentes ejemplos dónde el uso de la propaganda ha sido bastante evidente, eficaz, aunque tiempo después terminemos por darnos cuenta de que nos estaban manipulando.

Un ejemplo de la creación de mitos en pro de la legitimación de una guerra, es la leyenda siguiente: la flor de Kosovo: se dice que en un estudiante de secundaria de Berkeley describía su intensa amistad con una joven estudiante albanesa de Kosovo, de dieciséis años, que utilizaba el sobrenombre de Adona y a quien había conocido alrededor de un año antes. Adona le contó cómo la situación en Pristina se deterioraba causa de la prisión de Sevilla. La angustia y la desesperación de la joven aumentaban cada vez más, hasta que en su último correo le anunciaba que tenía que abandonar su hogar. La historia fue anunciada por la CN, que repitió el reportaje una y otra vez y de esta forma se generalizó la situación de la gente kosovar puesto que no contaban con corresponsales en Kosovo sino que sólo se conocía esta historia. Adona se convirtió en el símbolo de sufrimiento de los kosovares y en la justificación para la intervención humanitaria de la OTAN.

La guerra se puede definir de tres maneras: de manera política, escatológica o cataclísmica. En la política es donde la guerra es pelear con fines y objetivos específicos, racionales y pragmáticos, después de haber hecho una evaluación de las condiciones, costos, beneficios alternativas posibles; mientras que en la guerra escatológica se pelea por una ideología, o por designios superiores, cómo lo vemos en la Jihad Islámica por mencionar un ejemplo. Por otro lado, la guerra cataclísmica es aquella que es un desastre que le sucede a la humanidad o a un pueblo en particular. La guerra puede concebirse como algo de lo que nadie es responsable y de lo que nadie se beneficia, como si fuera una catástrofe natural. Todas las guerras tienen en general elementos de dos categorías: míticas dónde se piensan en términos absolutos y que son en su mayoría para la filosofía escatológica (por las ideologías); y sensoriales que corresponden a la visión racional y objetiva del mundo.

Algunas guerras, como la segunda guerra mundial o la guerra de Bosnia, son primordialmente míticas; dónde vemos que surgen héroes y se crean leyendas. Según Yehya algunas razones por las que se dan la guerra pueden ser la envidia, cuando se deseaban las riquezas del vecino; por pasatiempo, como entretenimiento a los líderes, limpieza de la honra, cuándo algún líder sentía que no se hubiese respetado su autoridad; sin embargo, parte del mito de la guerra consistía en disfrazar que la guerra es simplemente un ritual en el que el asesinato organizado y masivo es legal.

La guerra nos deshumaniza y horroriza y da lugar a las formas más extremas de posesión y violación de todo aquello que los seres humanos son. Lo que en realidad analizan diversos autores que es lo que hace el mito de la guerra es que se deshumaniza y se cosifica al “enemigo” por lo que eliminarlo no equivale a cometer un asesinato. (Yehya 2003)

Las guerras modernas se caracterizan por dirigir la destrucción indiscriminada hacia civiles, por extender las líneas del campo de batalla para exterminar a sociedades enteras. Cuándo pasa el efecto de la pasión por la guerra, ésta misma pierde su heroísmo y aparecer como lo que realmente es: “una carnicería sistemática” (Yehya 2003) En palabras propias del autor Chóliz; analista de actos bélicos y guerra: “A las víctimas se las deshumaniza, haciéndoles de alguna manera responsables de la agresión que sufren y justificando las acciones hostiles contra ellas” (Chóliz, 2004)

En la obra se hace una breve mención acerca de una de las posibles causas sociológicas o más bien de género, que ocasionan la guerra y aquí se menciona, puede ser que el origen venga desde el hombre prehistórico por lo cual se analizan a los animales que son capaces de matar a sus semejantes, y tienen programados inhibidores para no hacerlo. En cambio, los animales que naturalmente no son capaces de matar a sus congéneres, como el hombre, no cuentan con estos inhibidores innatos. De esta manera, cuando el hombre creó herramientas y armas aquello con la capacidad de matar sin limitaciones, lo cual dio lugar de las guerras. La moral aparecería entonces como sustituto cultural de los inhibidores biológicos. Otra visión un poco bizarra parecería es la de Nick Zedd, un cineasta que nos explica desde una perspectiva freudiana que la guerra es el resultado del complejo creado en el hombre al no poder sangrar mes con mes (Zedd le llama “la envidia menstrual”), dónde de manera interesante y curiosa vemos que quizá esta sea la verdadera causa de la guerra, la envidia menstrual, el deseo de derramar sangre de manera “ritual” a manera de purificación, o ceremonia de fertilidad por delegación con nuestros orígenes. (Yehya 2003)

Obviamente se está de acuerdo que para que exista una guerra deben existir por lo menos dos bandos diferentes, que defiendan a morir sus respectivas posturas, y cada bando le llamará al oponente: “enemigo”. Cada grupo de oposición tendrá una imagen de que el enemigo es “la encarnación del mal”, y que debe ser derrotado para que el mundo finalmente se convierta en un paraíso de paz. Por lo que con esta ideología la guerra se describe con tintes gloriosos y los soldados son presentados como héroes dispuestos a sacrificarse por el resto de la población, y a veces por la humanidad entera (con esto no se puede evitar pensar en un nacionalismo americano puro)

Ahora bien entremos gradualmente al tema de la propaganda, analizando desde sus inicios: política e intereses; y me permito aquí citar a Clausewitz: “la guerra es la continuación de la política por otros medios”.(Yehya, 2003: 34) ¿Cuáles son estos otros medios? Primero que nada, ya que la política y el diálogo falla, y se quiere desesperadamente obtener algún tipo de beneficio y no hay otra manera de obtenerlo más que por medio de la guerra entonces se puede decir que efectivamente los otros medios son la guerra…¿pero son los únicos medios? La respuesta es: no. Otros medios son la propaganda y la manipulación de la población por medio de la información. La propaganda en sí por la palabra y por la opinión popular en general, tiene una connotación negativa, y se cree que es sinónimo de mentiras, desinformación y manipulación dirigidas a las masas ignorantes. Harold Laswell, definió la propaganda como “el esfuerzo por maximizar el poder doméstico a subordinar a grupos e individuos y al mismo tiempo reducir los costos materiales de poder”. La definición aceptada por el Institute for Propaganda Análisis, estableció que es “la acción de opiniones o las acciones de individuos o grupos que buscan influir en las opiniones o acciones de otros individuos o grupos con fines predeterminados y a través de manipulaciones psicológicas”.(Yehya, 2003:34)

Las características de la propaganda es que es una guerra psicológica, ya sea de un gobierno contra su propia población (propaganda interna) o de un régimen contra una población enemiga (propaganda externa). Abarca diversas herramientas y se emplean mecanismos y sistemas basados en la psicología, la psiquiatría, la sociología, la estadística de la probabilidad para poder comunicar un mensaje eficazmente. No sólo es una técnica, sino que es indispensable para el desarrollo, el progreso técnico y el establecimiento de la civilización tecnológica; asimismo el propagandista se ayuda de las creencias y sentimientos comunes en la mayoría… así como de la mitología y la cultura popular, para crear la ilusión de un diálogo. Sin embargo, no tolera cuestionamiento al mundo, puesto que esto no es conveniente para quien está llevando a cabo la misión de manipulación y convencimiento, para llegar a esta meta se ayuda de todos los medios de comunicación disponibles, oficiales, comerciales e inusuales (incluso se han llegado a propiciar rumores y teorías conspiratorias) para lanzar una ofensiva multimediática para hacer más impactante su llegada al público. La propaganda puede dividirse en dos grandes clases: la de agitación, que está destinada en esencia a las clases populares y a los países del tercer mundo, y su meta principal es propiciar revueltas, encender la euforia popular y confundir al individuo; mientras que la de integración es creada para las masas educadas y los países interesados con la intención de promover la lealtad al orden social establecido y la participación ciudadana dentro del marco legal existente.(Yehya, 2003: 36, 38, 39)

La propaganda moderna nace durante la primera guerra mundial, en donde se usan por primera vez los distintos medios masivos de comunicación combinados y se aplican métodos de la publicidad para promover asuntos militares y políticos, como los muy difundidos y famosos panfletos en los que se iban anunciando los sucesos y en los cuales la gente creía fervientemente. La propaganda moderna es un producto de los estados democráticos, y esto es verídico por la misma libertad de expresión implícita en un Estado democrático, sin embargo, a comparación de otros regímenes totalitarios, aquí no se requieren de complicadas campañas para convencer a un pueblo, puesto que el mismo pueblo no tiene poder y es débil; además de que se le llama moderna porque tiene un alto impacto por los medios por dónde se difunde cómo la radio o internet. La propaganda en general tiende a confirmar ideas populares, acentuar tendencias sociales y agudizar prejuicios, porque se maneja la información a manera de que la población entienda lo que el gobierno quiere que entienda por lo que vemos que algo que se maneja y que puede movilizar a las masas son las emociones, en particular el odio y el miedo, razones por las cuáles ha habido a través de la historia actos impulsivos colectivos que han sido causados por algún pánico, derivado del miedo o el odio; por ejemplo hacia la represión. La propaganda moderna, va de la mano con las guerras modernas, porque a pesar de que por ejemplo Naciones Unidas realice misiones de mantenimiento de la paz, vemos que la gente sigue atemorizada y que no es suficiente. (Pearson, 2005: 355)

La propaganda puede hacer que el individuo se sienta parte de algo más grande y que haya hecho suyos los triunfos o derrotas en la sociedad. Así lo hicieron Lenin, Stalin, Mao entre otros que movilizaron a las poblaciones rurales cuando fuera necesario, y desintegraban las estructuras sociales tradicionales, a veces con un altísimo costo humano, para reemplazar las estructuras adecuadas al mensaje propagandístico. Esta no es exclusiva de los estados represivos, de gobiernos ilegítimos o de regímenes autoritarios. En algún momento toda nación se ayuda de la propaganda, y cada estado genera la suya propia de acuerdo con la idiosincrasia de su población y sus necesidades de control en el corto, mediano y largo plazo. La propaganda depende de la educación, ya que requiere ciertas condiciones sociales intelectuales para poder existir. Quizá uno de los mecanismos propagandísticos más eficientes y a los que más se recurre es el que podemos llamar el Espejo distorsionado de la opinión pública. La opinión pública se ha transformado en una especie de manifestación de la voluntad de la gente. Las encuestas y sondeos de opinión mencionan que día con día los medios son extremadamente útiles al propagandista, a quien le basta saber cómo formular las preguntas para influir, oriental dirigir las masas.(Yehya, 2003: 38)

Mientras ya se analizó el asunto de la propaganda ahora vemos cómo hay gente que ha aprovechado éste fenómeno de la globalización y ¿qué han hecho? Pues se ha corporativizado hasta la propaganda: y se le llama la era de la propaganda corporativa. El grupo Rendón; de acuerdo con su propia publicidad, una cruz consultoría de comunicaciones estratégicas globales que provee productos y servicios al gobiernos y corporaciones, como planeación y evaluación, estrategias de información y operación, relaciones públicas y con los medios, manejo de crisis, análisis y recolección de noticias, investigación por encuestas, producción de materiales mediáticos y comunicaciones tácticas han trabajado en países como: México donde creó un programa para los productores de leche Alpura (la que tomamos todos los días), en Colombia donde elaboró un programa de entrenamiento de comunicaciones estratégicas para el ministerio de la defensa; en Zambia y lo que hicieron aquí es que la agencia de privatización de Zambia contrató al grupo con dinero prestado por el banco mundial, para elaborar un programa de comunicación que hiciera más positiva la opinión pública en torno al proyecto de privatizar los bienes del estado. También trabajó en Bulgaria, Uzbekistán, Rusia, Zimbabwe y Kosovo por mencionar algunos, esto para darnos una ligera idea del alcance de Rendón. Además de que se sostiene la tesis de que George Bush padre firmó un documento en el que ordenaba que se crearan las condiciones necesarias para quitar a Hussein del poder a través de operaciones secretas. La empresa Rendón se encargó de la guerra psicológica que acompañaría a esto.

​Vemos que los medios de comunicación son utilizados para difundir alguna idea o mensaje en específico, esto ha ido evolucionando y se remonta hacia la guerra de Crimea que fue desde 1853 a 1856 donde fue el primer conflicto que los medios cubrieron en un sentido moderno. Aquí Francia e Inglaterra se unieron al Imperio Otomano para rechazar una invasión rusa en un conflicto tan absurdo como mortal que tuvo como resultado más de un millón de muertos y fue a partir de este conflicto que los corresponsales de guerras civiles (que comenzaron a aparecer en 1830) se telegrafiaban reportes a sus publicaciones para ofrecer por primera vez en la historia cobertura sistemática, organizada y oportuna desde el campo de batalla. La prensa descubrió entonces que, en vez de cerrar al público y hacerlo bien la guerra, nada vendía mejor que los exaltados recuentos bélicos. Los periódicos incrementaron sus viajes, aun en países como el Imperio Otomano y Rusia, donde menos de 20% de la población sabía leer.
​Posteriormente se perfeccionó en la Primera y Segunda Guerra Mundial. En ésta última con Goëbbels que ha sido uno de los más grandes maestros de la propaganda, pensaba que era mejor ser síndicos y brutal que ser descubierto mintiendo. Aquí se hablaba de que el punto radicaba en doblegar (manipular) la verdad de tal manera que transmite el mensaje deseado. Se puede usar propaganda blanca, que es aquélla abierta y franca en su intención de influir sobre la gente, o propaganda negra que es la que está rodeada de misterios, secretos y ambigüedades destinados a velar su origen y sus intenciones. Un ejemplo de la propaganda negra usado comúnmente son las filtraciones de información a los medios, y desde éste tiempo vemos que han ido evolucionando las tácticas y objetivos de la propaganda.

De ésta forma y aprendiendo de los grandes EEUU tiene grandes cadenas de las cuáles “depende” para difundir su ideología, mensajes cómo la CNN, Fox News Channel, etc, que asocian sus propios intereses con los esfuerzos bélicos, por lo que sus promocionales, especialmente en tiempos de guerra, sirven también para difundir el patriotismo. La propaganda es un arma, y cuando se dirige a un pueblo enemigo es un arma de guerra.

​El espectáculo de la tierra. Los grandes medios estadounidenses (electrónicos, radiofónicos impresos) están en manos de monopolios que han encerrado al público en una jaula virtual de entretenimiento e información (que a menudo se confunden entre sí), donde las opiniones disidentes tienen poca o nula cabida. La revolución de internet trajo la esperanza de una liberación, del surgimiento de un número incontable de opciones de comunicación, información, debate y creación libres de control piramidal de gobiernos y corporaciones. Hasta cierto punto esto ha sido cierto se ha utilizado el internet para lanzar grandes ofensivas promocionales.(Yehya, 2003: 50)

​Ahora yendo directo al tema del manejo de la propaganda en EEUU, vemos que cómo antecedente y ejemplo se mencionan en la obra las guerras del Golfo, distintas invasiones de EEUU, la guerra de Bosnia, de Kosovo, de Afganistán, por mencionar algunas. Sin embargo, de manera relevante y cronológica vemos en el caso de la invasión a Irak y el ataque de las torres gemelas del 9/11. Inicialmente Hussein, durante la guerra de Afganistán, tenía el apoyo de EEUU, sin embargo, vemos que Hussein tuvo ciertos errores fatales que lo condenaron; por mencionar algunos: creyó en su propia propaganda al pensar que el mundo árabe se le uniría para pelear a su lado, además de que ingenuamente pensó que los estadounidenses no tendrían el valor de enfrentarse a sus experimentadas tropas, y que no estarían dispuestos a soportar pérdidas humanas. A pesar de esto no se puede negar que Hussein comprendía la propaganda y el control de los medios era fundamental para conservar el poder, así que el dictador se convirtió en el Padre de los iraquíes.

​Sin embargo, ya todo se derrumbó cuándo el 11 de septiembre del 2001 sucedió el ataque terrorista en las Torres Gemelas y en el Pentágono, y en respuesta a esto en el 2003 se reveló que la razón principal para la incursión en Iraq (antes en Afganistán) eran las armas de destrucción masiva de Sadam Hussein, que supuestamente era una amenaza inminente e inmediata en contra de EEUU. Un ejemplo vívido lo vemos en cuánto a reacciones; por ejemplo en Inglaterra la noticia causó cierto escándalo; en EEUU fue ignorada. El éxito de la propaganda depende también de la habilidad del propagandista para administrar las noticias de actualidad y los asuntos que conciernen a la mayoría, sabiendo que la memoria popular no es demasiado duradera. También debe conocer las palabras clave capaces de estigmatizar o de activar de acciones populares. Algunos ejemplos usados a través de la historia son: bolchevique, fascista, comunista, racista y la más común hoy en día: terrorista.

​Tras los ataques en Nueva York y Washington el 11 de septiembre de 2001, el Presidente estadounidense declaró la guerra al terrorismo y dio por iniciada una larga campaña que comenzó con la eliminación del régimen talibán que gobernaba parte de Afganistán. Los talibanes aseguraron que no tenían nada que ver con estos actos. Se presentaron imágenes alarmantes a toda la población para generalizar el odio a los talibanes. La conquista de Afganistán no eliminó el problema de las acciones violentas por parte de grupos islámicos si no que provocó más odio; no produjo una democracia a ganar ni estabilizó la región, pero fue importante para los planes imperiales de EEUU por la posibilidad de construir un oleoducto hacia el mar Caspio y porque permitiría tener una presencia notable en Asia Central.(Yehya, 2003: 112). Muy independientemente de esto vemos que la propaganda cada vez es más compleja, porque el mundo es más complejo porque vemos hoy que la seguridad internacional es muy diferente y compleja que en la época de la guerra fría y su bipolaridad, la realidad de la amenaza de una guerra mundial ha sido reemplazada con la realidad de conflictos interestatales que determinan la estabilidad de la seguridad doméstica y regional, el punto principal es el desarrollo de su propio territorio… (Baylis, 2005:153) al igual del desarrollo de su propia población y asimismo de sus medios de comunicación y por supuesto, propaganda.

​Otra forma de propaganda norteamericana digamos de manera “subliminal” la vemos en el cine estadounidense como la propaganda de guerra como en las películas “Rescatando al soldado Ryan” (1998) “Rambo”, “Dr. Insólito”, de kubrick que es una crítica al militarismo, “Invasión”, “La delgada línea roja” (1998) “Apocalipsis” de Coppola, “Día de la independencia” de Tim Burton, “Armageddon”, por supuesto “Titánic” (1997) entre otras, estas películas exaltan el patriotismo norteamericano y se da la sensación de que eeuu fue atacado por un enemigo traidor, y que ensalzan ese nacionalismo patriótico, donde ellos son los héroes y el demás mundo es malo, traidor y por supuesto “terrorista”.

​Como conclusiones se podría decir que el análisis exhaustivo de la propaganda enfocada hacia la guerra realmente está en todas partes (y sin darnos cuenta), nos empezamos a creer las historias que circulan, creando una confusión colectiva; sin embargo, a pesar de todo y con todo y la confusión, no hay justificación legítima para una guerra, por definición como se vio anteriormente, necesariamente depende la pérdida de vidas humanas para su desarrollo, por lo tanto no hay justificación alguna válida para alegar la defensa de la guerra pese a lo que pese; esto en cuanto a la guerra, y en cuanto a la propaganda, hasta ciertos puntos y en ciertos casos es válido su uso, puesto que se utiliza para “homogeneizar” la ideología Estatal, sin embargo, en los casos cómo se vio anteriormente dónde se trata de retratar a la guerra de manera muy heróica y patriótica, lo único que se hace es resaltar anti-valores cómo la deshumanización, el asesinato… y cuando nos asomamos a ver la realidad vemos que es tan cruda que precisamente los mismos medios de comunicación la disfrazan por alguna razón. En cuánto al tema del 911, es cierto que fue terrible pero así de terrible han sido los miles y miles de muertos civiles a causa de la intervención por parte de EEUU, quienes pretendían legitimar su guerra cómo una lucha contra el “terrorismo” cuándo en realidad vemos que lo que es es una lucha por recursos naturales, por las riquezas de Iraq, y que el costo de por medio, son vidas humanas, sin embargo se podría decir que hoy la propaganda más poderosa es la verdad. Aunque se podría decir desde otra perspectiva (siendo objetiva creando un balance) que en general se pretendía conseguir la paz. La guerra no era sino un indeseable, pero necesario, método para conseguirla, en teoría por el “bien común”. (Chóliz, 2004)

Bibliografía:

• Yehya, N. 2003, Guerra y Propaganda. Medios masivos y el mito bélico en Estados Unidos, 2003rd edn, Editorial Paidós Mexicana, Barcelona. pp. 21, 34, 36, 38, 39, 50, 112, 197.

• Pearson, F., Rochester, M., Relaciones Internacionales. Situación global en el siglo XXI. 2005, 4th edn, Editorial Mc Graw Hill, Bogotá, Colombia. pp. 355

• Baylis, J., Smith, S., The Globalization of world politics. An introduction to international relations, 2005 3rd edn, Oxford University Press, Nueva York. pp. 153.

Revistas:

• “In 24/7 information age, truth beats war propaganda”, USA Today.

Cyberografía:

• Mariano Chóliz Montañés 2004, 29 de diciembre de 2004-last update, El decálogo de la propaganda de guerra: el caso de Iraq. Available: http://www.nodo50.org/tortuga/article.php3?id_article=1173 [2007, octubre, 4].

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 448 seguidores

Twitter de Kryztee

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

¿Quieres leer sobre otro tema? Escoge

diciembre 2014
L M X J V S D
« Abr   Ene »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
A %d blogueros les gusta esto: